Date permiso

Cuando eras niño, esperabas que los adultos te dieran permiso para hacer las cosas, aceptando su autoridad. Esta costumbre se extendió hasta que fuiste mayor…sin embargo todavía te aferras a que los demás te den su autorización.

Hoy, recupera el control de tu tiempo, tus actividades y tu vida. Ahora tu tienes el control y la autoridad de permitirte seguir tus sueños. Toma decisiones de vida que incrementen tu salud, tu paz interior y tu felicidad.

Recuerda que siempre tendrás la ayuda divina que necesitas, pero al final la decisión es tuya.

¡ Tu Puedes!

 

PENSAMIENTO DE HOY:

Me doy permiso de tomar el control de mi vida y hacer los cambios que le den alegría a mi corazón. Soy mi propia figura de autoridad, y tengo el derecho para seguir mi propio destino espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *